Archivo del sitio

La MANCHA. Esa GRAN DESCONOCIDA. Asombrosos hundimientos del terreno tras las lluvias, geiseres, llanuras inundadas…


Impresionante: El terreno se desploma en varias fincas de Daimiel y descubre enormes y peligrosas oquedades

http://www.miciudadreal.es

No es de extrañar que Cervantes situara a La Mancha de una esfera mágica, y que en el Quijote describiera cavernas hechizadas y al propio Guadiana como el escudero del caballero Durandarte, convertido en río por arte de encantamiento. Las lluvias de las últimas semanas están produciendo espectaculares fenómenos naturales en esta zona: ríos que renacen, géiseres, el Guadiana que aflora tras décadas de sueño en las entrañas de la tierra, mares subterráneos que asoman a la superficie… y espectaculares hundimientos del terreno que dejan expuestas al sol impresionantes aunque tenebrosas oquedades.

Hundimiento producido este año en el entorno de la laguna del Escoplillo. Foto publicada en la página de Facebook de TablasdeDaimiel.com

Hundimiento producido este año en el entorno de la laguna del Escoplillo. Foto publicada en foro.embalses.net y en la página de Facebook de TablasdeDaimiel.com

Esto es precisamente lo que está pasando en Daimiel, cuyos habitantes  asisten maravillados al histórico rebosamiento del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, algo nunca visto. Pero las intensas lluvias y la recuperación del acuífero 23 también conllevan otros fenómenos que, aunque relativamente habituales en estas circunstancias, no dejan de inquietar a los vecinos. Se trata de los hundimientos del terreno provocados por los procesos de erosión kársticos y los desplomes de las turberas que jalonan el cauce del Guadiana. En los últimos días se han producido nuevos hundimientos, que se suman a los grandes cráteres que han proliferado en los últimos años.

Algunos de ellos presentan un diámetro y una profundidad de decenas de metros. Se producen repentinamente, y casan alarma e inquietud entre los pobladores, que observan los oscuros abismos que se abren a sus pies sustituyendo lo que hace sólo unos momentos eran campos de labranza. Las últimas lluvias prácticamente han llenado de agua algunos socavones, convirtiéndolos en enormes pozas.

Las autoridades advierten de que es extremandamente peligroso acercarse a estos lugares. Esta es una recopilación de fotografías colgadas por los testigos en la web de Facebook de TablasdeDaimiel.com y en foros.embalses.net

Hundimiento entre el molino de Zuacorta y los Ojos del Guadiana.  Imagen de Alberto Fernández-Infantes publicada en foro.embalses.net

Hundimiento entre el molino de Zuacorta y los Ojos del Guadiana. Imagen de Alberto Fernández-Infantes publicada en foro.embalses.net

 

El socavón del Escoplillo lleno de agua, fotografiado el 3 de abril por un usuario de foros.embalses.net

El socavón del Escoplillo lleno de agua, fotografiado el 3 de abril por un usuario de foros.embalses.net

 

Hundimiento producido este año en el entorno de la laguna del Escoplillo. Foto publicada en foro.embalses.net y la página de Facebook de TablasdeDaimiel.com

Aparece un nuevo géiser entre las localidades de Bolaños y Almagro

Imagen del Geiser situado entre Almagro y Bolaños. Tomás Fdez. de Moya
Aparece un nuevo géiser en un paraje cercano a la carretera que une Almagro y Bolaños de Calatrava, un fenómeno que ya se había visto con anterioridad en esta zona en los años 2000 y 2011, ya que se encuentra ubicada dentro de la región volcánica del Campo de Calatrava.

Ovejas contra ciclistas en la IV Marcha MTB de Corral


La marcha tuvo que detenerse para contener a un pequeño rebaño que se escapó de su pastor huyendo de las bicicletas. Ocurrió a pocos minutos de la salida y fue uno de los escasos incidentes, y el más simpático, de la Marcha que cada año organiza el club El Pedal. La IV convocatoria de los corraleños, celebrada el 7 de octubre de 2012, congregó a un centenar de ciclistas de toda la comarca.

Una caída leve y algún que otro pinchazo fue lo único que alteró el orden de una jornada marcada por el buen tiempo, fresco al principio, pero prácticamente veraniego al final. Los aficionados a la bici pedalearon por caminos bien marcados y poco polvorientos gracias a las lluvias caídas la semana anterior.

Después de atravesar el Monte Alto, el grupo avanzó hacia Cabezamesada y se reagrupó antes de entrar en el pueblo. Los ciclistas atravesaron su calle principal y enfilaron otros  cuatro kilómetros hasta la zona de avituallamiento, situada hacia la mitad del recorrido. Tras unos veinte minutos de refrigerio, que también sirvieron para deshacerse de la ropa sobrante, se volvió al pedaleó con más ganas, y unos kilómetros después la marcha se dividió en dos, como ya es costumbre. Una muestra de la buena forma de los ciclistas de la comarca es que el grupo más numeroso enfiló sin dudar el recorrido de los 65 kilómetros para lo que contó con el apoyo de un coche logístico. El que optó por el tramo más corto, de unos 50 kilómetros, estuvo acompañado en todo momento por un coche de Protección Civil.

Al no contar con el apoyo de una ambulancia, este año no se convocó competición, pero al encarar el tramo libre los aficionados mejor preparados se escaparon enseguida y la marcha dejó de ser compacta para llegar a cuentagotas hasta la meta situada junto al Instituto La Besana. Dos concejales del Ayuntamiento dieron allí la bienvenida a los participantes de esta IV Marcha, que a pesar de todo siempre ha contado con el apoyo municipal. Una vez reagrupados de nuevo, los ciclistas atravesaron el pueblo escoltados por la Policía Local para llegar a la piscina, donde el grupo de apoyo esperaba ya con la comida preparada.

Además de jamón y queso donados por comercios de la localidad, y un buen vino Kwaleón facilitado por un miembro del club, los aficionados pudieron disfrutar de  unos peroles de magro con tomate, huevos rotos con patatas y un par de enormes paellas. Al no haber competición no hubo entrega de premios, pero sí que se celebró el habitual  sorteo de prendas deportivas y productos donados por diversas firmas.

En definitiva, una excelente organización que hizo posible un gran día para disfrutar de todo lo que la naturaleza manchega ofrece. Y de la manera más natural posible, en vehículos de dos ruedas no invasivos y no contaminantes. Hasta el año que viene.

Texto: Jesús Martín

MÁS FOTOS EN LA WEB DEL CLUB CICLISTA EL PEDAL.

MARCHA EL PEDAL

A %d blogueros les gusta esto: